Páginas

¿De verdad los comentarios son importantes?

16/6/16

Los comentarios en una entrada de blog tienen un efecto motivador y ayudan a que el blogger cada día se sienta más agradecido y siga escribiendo e intercambiando comentarios con otros, ya que eso crea un feedback. A mi me gustaría poder opinar igual, pero en mi caso debo decir que esa importancia hacia estos me parece bastante sobrevalorada. Hace días que leí la entrada de Lidia Weasley (la cual recomiendo que leáis antes que esta) y habían puntos que le debatí, pero el otro día pasó algo que me ha hecho pensar en esta sobrevaloración.

En teoría, un comentario sirve para debatir o demostrar cierto interés por la entrada en cuestión y si alguien tiene algo que decir, pues lo dice y punto, pero la realidad es otra muy distinta. Y yo desde que llevo en este mundo (casi 4 años), he visto de todo. Yo también he tenido mis fallos a la hora de comentar, pero al menos he ido reconociéndolos y desde aquí querría pedir perdón a todas aquellas personas que algún día dejé un comentario que no se ajustaba a lo que pedí. Pero ¿a qué me refiero exactamente?.

Últimamente no comentamos por amor al arte, sino movidos por el compromiso de tener que ir comentando blogs, para que nos comenten a nosotros. No voy a negarlo: cuando nos comentan, nos alegramos, porque alguien se ha molestado en dejar algo en el blog. A mi me gustaría alegrarme, pero viendo algunos de los comentarios que he recibido (y he visto en otros blogs), no veo motivo de alegría, porque todos ellos siguen esquemas como:

"No conocía el libro, pero no me llama la atención"
"Hola, no me llama el libro, un saludo"
"Interesante reseña, nos leemos"
"Me ha encantado tu entrada"

O (que me dejaron en una entrada en mi anterior blog dedicada a la Fotografía Post Mortem): "El libro me encantó, gracias por la reseña". Y todo esto puede (o no) ir acompañado del link del blog para que sea visitado, lo cual por cierto Google penaliza colocándolo en los últimos lugares de las búsquedas. Y a mi este tipo de comentarios me  desaniman en lugar de alegrarme porque la gente valora los comentarios pero... ¿valoráis las entradas acaso?.

Me explico: yo en mi caso suelo tardar días (o semanas) en escribir una entrada que yo considere decente para publicar. Hay casos puntuales que en el mismo día la tengo a punto, pero es raro. Y que yo, que me haya tirado mi tiempo para escribir algo y tener esto activo (cuando me falta el tiempo y las ganas), pues que me acaben dejando esos comentarios pues echa a perder el trabajo que he hecho, cuando más lo hago por amor al arte y por compartir y si esas personas no lo aprecian, ¿qué queda?.

Hace un par de días me dejaron un comentario de este estilo y lo compartí indignada en Twitter (omitiendo al autor, aunque cualquiera que vaya al blog, puede verlo) y la aludida en cuestión  (que no supe quien era hasta que me habló directamente) me aclaró que sí había leído la entrada, porque no conocía el libro y eso, a lo que procedió a dejar de seguir tanto mi Twitter como mi blog. Y viendo la reacción que tomó (la de dejar de seguirme, porque la ofensa puede ser lógica), me hace pensar en que la gente prefiere comentar, aunque sea así y seguir su curso y aún pido yo demasiado.

Y puede que yo pida demasiado, pero lo que yo pido es que si tenéis algo que aportar en la entrada y, si queréis, podéis comentar, ya sea un tocho o unas cuantas líneas, pero si no tenéis nada que aportar, mejor quedáos quietos y no me dejéis nada. Y muchos diréis que me paso, pero tampoco es obligatorio comentar en mi blog y si no queréis y no sabéis cómo, no hace falta que lo hagáis. Tampoco os pido que os comprometáis a ello, porque yo tampoco me comprometo y comento siempre que tengo algo que aportar (lo cual ha hecho que últimamente comente muy poco). ¿Que no os llama el libro? Habréis leído la reseña y habrá algo que os eche atrás, o me da por pensar que no la habéis leído y os pasáis por pasar. Hay gente que quiere leer el libro, sólo ha leído la sinopsis y me han dicho: "paso de puntillas. Y ahí no pasa nada, porque al menos se es sincero.

Y por eso pienso que los comentarios están muy sobrevalorados, porque la gran mayoría siguen ese esquema. Yo personalmente prefiero 10 comentarios en una entrada con 500 visitas y que aporten algo que 50 y que sólo 10 aporten algo. Y no se trata de ser exigente, sino de que se aprecie la entrada y se aporte cuando procede. 

¿Tenéis ese problema? ¿Qué opináis? 

11 comentarios:

  1. ¡Hola! Pues lo que comentas es algo...llamémosle problema cada vez más común en Blogger. Como te dije en Twitter, hay mucha gente que piensa que cuántos más comentarios deje (en un blog o en muchos diferentes) más público tendrá en el suyo, pero lo que suelen hacer es dejar comentarios insulsos o que son un copia y pega repetidos mil veces. A mí esto me indica que no han tenido la más mínima intención de leerse el post y que solo vienen al blog a eso, ha comentar por comentar sin pensar que estos comentarios son más spam que nada más.

    Si alguien me comenta algo relacionado con la entrada y debajo deja su link, normalmente no me molesta taaanto como cuando te comentan "Hola, buena reseña. Adiós + link)". Todo depende de lo "jugoso" que sea el comentario o que, al menos, demuestre que se ha leído algo de la entrada.

    Por otro lado, hay muchos blogs para bloggers novatos que dicen eso, que cuanto más comentes, mejor. Pero, tal y como dices, es mejor la calidad de un comentario que la cantidad de los mismos. ¿De qué sirve tener 50 comentarios si son todos así?

    ¡Besos! ❤

    ResponderEliminar
  2. Eso me ha venido pasando desde que comencé en este mundillo y al principio eran todos "Me ha encantado sigue así" y yo me quedaba pensando: ¿Qué es lo que te ha encantado exactamente?. He de decir que antes de comenzar con las reseñas yo empecé como muchísimos otros, subiendo historias que al final nunca terminaba excepto una que tuvo comentarios de todo tipo. Pero lo que más he visto han sido comentarios de no me llama, o genial reseña un besito, o yo también la he leído y es la hostia pero que resulta ser mentira. Hace bastante tiempo que no recibo comentarios de ese tipo, supongo que mi blog pasa bastante desapercibido dado el número de seguidores de los cuales menos de la mitad se pasan excepto honrosas excepciones :) y de esas excepciones salen buenos comentarios cosa que después de tantos años de no tenerlos y ver los salchcicheros y cutres me encanta, es de agradecer al público.

    Pero todo esto no significa que se puedan dejar esos comentarios. Prefiero no tener comentarios a que me pongan el me encanta o sígueme y te sigo, de esos ya vi cuando era novato y acabé decepcionado con ese tema. Es mejor comentar algo coherente o no comentar nada si no se tiene nada que decir. Hay un blog que no voy a decir el nombre que si le comentas te devuelven el comentario pero es tan, tan cutre y copia de otros comentarios que me cansé de aportar comentarios a sus entradas y he dejado de entrar, tiempo perdido de mi vida que jamás recuperaré.

    Resumiendo que si vas a comentar con una frase inútil que no aporta nada y encima te deja en mal lugar pues mejor no comentas y en paz.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Bego! Creo que sabes de sobras que no sigo tu blog, pero ya que esta temática es tan interesante (y justo la estuvimos hablando hace unos días por twitter), te vengo a comentar de todas formas, ya que es un fenómeno que me alucina y a ver también qué piensa la gente. Personalmente creo que no deberías tomártelo tan mal, aunque ya sabes que estoy totalmente de acuerdo con esto y hasta te pasé un ejemplo propio de publi de blogs literarios en uno que no lo era en absoluto XD. Simplemente pienso que la gente no debería comentar a desgana y, si no sale de uno mismo, no tiene ningún sentido hacerlo, pero no porque tengan que hacer honor al contenido escrito con mucho esfuerzo sino por el simple hecho de que no tiene ningún sentido escribir sin que apetezca.

    A mí hay gente que me escribe tras... 6 u 8 meses sin saber de ella y digo: "¡hostia! Qué alegría, tú por aquí pepito, cuanto tiempo!" y la respuesta en muchos casos es: "siempre he estado aquí, pero como no tenía nada que aportar, prefería no decir nada". Y me encanta, porque cuando finalmente llega el día que pepito me deja un comentario, añade debates de mucho valor al contenido de la propia entrada y me hace enorgullecerme mucho de la gente que me lee. A veces me han dejado comentarios que superan los límites de carácteres de blogger, divididos en 2 comentarios, y que tu texto lleve a alguien a eso es genial.

    Por suerte o por desgracia, creo que esto del "te leo me lees, comentame, entrada interesante de una temática que no me va, nos vemos, URL de mi página, besos" solo existe en los blogs literarios, quizá por la enorme superpoblación de ellos. La gente quiere destacar (en muchos casos, por lo que todos sabemos: libros gratis de la editorial que le suelen restar credibilidad a la página) en un ámbito sobreexplotado, pero en vez de moverse por las redes sociales o dejar comentarios de calidad que te dejen con curiosidad de saber quien es esa persona y si tendrá blog, copiapegan un mensaje clónico que solo se diferencia en el spam de viagra que te llega por blogger porque este último está en inglés.

    Más aún: escribir a desgana y encima poniendo tu URL, a parte de penalizarte google el spam... en el mejor de los casos, te reporta a gente que no le interesas pero que sabe que comentas si te comentan... ¿espera, qué? ¿eso es interesante? ¿Te reporta algún beneficio (no monetario, sino una satisfacción personal) ver que tienes 40 comentarios pero ninguno se ha leído la entrada? ¿¿Cómo??

    Más aún, echándole un ojo a las propias estadísticas de google analytics, me juego algo a que no hay muchos lectores recurrentes en este tipo de blogs y por eso hay que ir renovando plantilla spameando mucho. Pero el valor de una página (no para mí, para cualquier empresa que se precie) se establece en base a su comunidad, a si sus lectores son recurrentes y si han establecido un "vínculo" con esa página, además del número de minutos que pasan leyendo sus contenidos... y en la mayoría de blogs-spam, me juego algo a que tienen muchas visitas pero de unos pocos segundos, cosa que a largo plazo no interesa para nada y que, personalmente, no me llenaría tener una página así ^^U.

    Pienso que los verdaderos comentarios NO están sobrevalorados (y son una de las cosas que más me gustan de mi blog, no te voy a engañar porque creo que salta a la vista XD) y que en muchos casos son muy necesarios para sentir que la página personal tiene algún tipo de valor y merece la pena seguir con ella a partir de cierto punto. No cuando llevas 6 meses o un año, pero si llevas cinco o seis seguramente sí sean importantes. Pero, ¿comentarios-basura? Es que eso ni lo cuento como comentario XD.

    En resumen: para dejar una línea a desgana, mejor no dejar nada y guardar el esfuerzo de diez comentarios basura en escribir uno solo pero bueno.

    ResponderEliminar
  4. Hola, cielo.

    Me alegro del debate que se ha ido formando, la verdad.

    Yo llevo poco en la blogosfera, poco más de un año con otro blog y casi un año con el blog literario. Y, por suerte, a mi blog llegan pocos comentarios como los que has puesto como ejemplo. Está claro que siempre hay de ese tipo, porque se reproducen por esporas, pero afortunadamente por ahora no me llegan demasiados. Además, yo conservo la filosofía de comentar sólo si me apetece, si leo el blog por iniciativa propia. Claro que devuelvo comentarios, pero solo los que creo que lo merecen. Esos que has puesto de ejemplo obviamente no los devuelvo, no me parece justo, porque además yo no sé comentar media línea y ya jajaja

    Aquella entrada la hice también para comentar lo de las votaciones al final de la entrada, y porque llevaba varias ocasiones seguidas aquella semana en que alguien me decía que le gustaba mi blog y que era lector habitual, y a mí me dejaba loca porque nunca me habían dicho nada. Y por eso pensé en decir que es importante decirle al creador de contenido que le lees (o ves, si es en youtube). Pero, como te dije, no quiero comentarios vacíos, para eso prefiero que comenten dos pero diciéndome algo.

    Muy interesante la entrada, a ver qué se va opinando ^^

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Yo nunca he sido de dejar comentarios muy largos, pero dejar esas frasesitas me parece no tener en cuenta todo el trabajo que hay detrás de las entradas. Yo no tardo días, pero sí estoy horas buscando o haciendo imágenes, intentando que la entrada se vea bien, etcétera, etcétera.
    Entiendo que haya gente que comenta sin tiempo y no me enojo ante comentarios cortos, pero que no parezcan salidos de una plantilla y ni estén personalizados en lo absoluto. Eso sí es una putadas para mi.
    Nea

    ResponderEliminar
  6. Yo la verdad es que para no decir alguna tonteria prefiero no comentar de plano xD
    pero bueno, que todos hemos recibido comentarios asi de ese tono que parece que te los dejan por dejarlos. Que llevo 7 años por aqui y pues cuanto no he visto.

    ResponderEliminar
  7. Yo, para serte sincera, opino lo mismo que tú, es decir, que los típicos comentarios se hacen por compromiso -"no lo conocía..."; "no me llama..."-. Pero por otra parte -al menos en mi caso- hay veces que dejo un mensaje que parece el típico pero que no lo es para nada. Si alguna vez comento y pongo que "la verdad es que me ha parecido interesante..." etc, es porque me lo ha parecido y aunque ponga algo que en verdad no aporta mucho porque solo quiero decir que es un libro que me apunto porque me ha interesado la reseña, lo pongo para que el autor sepa que me ha descubierto una posible buena lectura. Sin más. Pero lo pongo porque lo pienso, luego estarán los que comentan por recibir después o por comentar, que no es mi caso. Nunca.

    ResponderEliminar
  8. Esta misma reflexión me he hecho yo bastantes veces, pero siempre llego a la conclusión que lo mejor está en el medio, ni restringir los comentarios ni ir a visitar los blogs de los spammers. Yo leo los blogs que quiero, claro está que si alguien me comenta (y no sea spammer) iré a mirar su blog, pero cuando alguien me comento no me siento obligado a devolverle la visita. Yo leo lo que quiero, que me lean a mí los que quieran.

    Besos,

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! Te hablo desde mi experiencia con dos blogs anteriores de reseñas, no con este.
    Entiendo todo lo que dices.
    Mi primer blog de reseñas lo creé, entre otros motivos, para poder hablar de libros con otros bloggers, pero no lo conseguí, pues la mayoría de los comentarios son: este libro no me llama, lo dejo pasar. Adiós. Si por lo menos dijesen por qué no lo quieren leer... El caso, es que al final no consigo fangirlear sobre los finales de Murakami o temas que me interesan... Pero ay, cuando alguien te deja un comentario dando su opinión, me alegra el día.
    A veces me decepciona el mundo de los blogs, quizá porque antes de tener uno, pensaba que este mundo era otra cosa. No pensaba en que había que conseguir seguidores para colaborar con editoriales, dejar comentarios para tener tú... pensaba que era compartir lecturas, opiniones y obtener un feedback.
    Te entiendo, y que sepas que tienes suerte, te dejan comentarios bastante enriquecedores.

    Un saludo;)

    ResponderEliminar
  10. Hola. No conocía tu blog. Lo descubri por un comentario en el que me etiquetaste en Twitter y me pareció muy interesante esta entrada, de hecho yo hice una muy similar hace un tiempo en mi blog por el mismo motivo. Yo le llamo a estos "comentarios obligados" o "comentarios odiosos" esos que solo lo hacen por cumplir. A mi me ha pasado que estoy recomendando un libro y sólo coloco la sinopsis del mismo y me han dicho "buena reseña" osea ni al caso con lo que va la entrada. Creo que recibir ese tipo de comentarios es inevitable pero ¿que se le va hacer? Pero si me preguntas creo que eso tiene mucho que ver con eso de que "si me comentas te comento" la gente se siente obligada a dejarte un comentario por el simple hecho de que tu le dejaste uno. Yo sinceramente no sigo esa regla. Por eso al igual que tu tampoco soy de dejar muchos comentarios últimamente, al menos que realmente me provoque decir algo.
    En fin. Muy lindo tu blog. Me quedo por aqui. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola de nuevo, Bego:

    Este es otra de las entradas que me habían llamado la atención y estoy totalmente de acuerdo contigo en lo que comentas sobre la relevancia de los comentarios que aportan algo a la entrada y la irrelevancia de los que no.

    Hoy en día los comentarios se han convertido en una estrategia de spam (ya sea directo o indirecto) y es infrecuente encontrar a blogueros que lean con esmero tu entrada (una entrada que te ha llevado horas preparar) y encima dediquen diez minutillos de su tiempo a comentarte, pero cuando eso ocurre eso tiene un valor incuestionable y hace muchísima ilusión.

    En los últimos tiempos he tenido el privilegio de conocer a personas que piensan de esta forma y que tienen la extraña práctica de redactar ese tipo de comentarios. Surgen debates o conversaciones muy interesantes.

    Creo que esta va a ser otra entrada para compartir. ¡Gracias por redactarla!

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar