Páginas

CINE: Showgirls

23/10/16

Título: Showgirls
Original: Ídem
Año: 1995
País: Estados Unidos
Director: Paul Verhoeven
Reparto: Elizabeth Berkley, Kyle MacLachlan, Gina Gershon, Glenn Plummer, Robert Davi,Alan Rachins, Gina Ravera, Rena Riffel, Al Ruscio, Patrick Bristow, Greg Travis,William Shockley, Lin Tucci, Dewey Weber, Michelle Johnston, Rena Riffel
Calificación: 3'5/5
Sinopsis: La joven y ambiciosa Nomi Malone (Elizabeth Berkley) viaja a Las Vegas con el objetivo de convertirse en una estrella del espectáculo. Empieza trabajando como bailarina de strip-tease, pero acaba consiguiendo una audición para cantar en el coro de una obra del Casino Stardust, donde trabaja la starlette Cristal (Gina Gershon). Sin embargo, Nomi no tardará en darse cuenta de que el mundo que la rodea es más duro y menos brillante de lo que pensaba.

Este verano, mientras al personal le ha dado por ver Stranger Things (una serie que la he apuntado a mi lista y a ver si es verdad que está tan bien), a mi me ha dado por revisionar películas de Paul Verhoeven y ver otras tantas que no había visto. No soy una persona especialmente cinéfila, pero a veces tengo debilidad por ciertos directores y seguir su filmografía. Y Verhoeven (lo conozcáis o no, os recomiendo leer este artículo) siempre tiene claro qué hacer en sus películas. También, aprovechando que Showgirls cumple 20 años de su estreno en España (en USA lo hizo un año antes), decidí animarme más con sus películas y visionar esta, que era una eterna pendiente, pese a su fama.

Showgirls da el pistoletazo de salida a lo que yo he decidido llamar la "Trilogía Nefasta de Verhoeven en USA", ya que ésta y las dos que les sucedieron (Starship Troopers y El hombre sin sombra) fueron sendos fracasos de crítica y público. No en vano, Showgirls aún es considerada la peor película de los años 90 y eso que se prometía que sería un éxito apabullante tras los éxitos de Robocop e Instinto Básico. Y aquí vengo a reivindicar esta película.

Showgirls cuenta la historia de Nomi Malone, una joven que viaja a las Vegas para ganarse la vida como stripper y de ahí, escalar poco a poco. Empieza en un club de mala muerte, el Cheetah's, pero consigue llegar hasta el Stardust y ser una de las bailarinas de Goddess, el número estrella. Allí irá descubriendo que llegar a la cima es caro y la rivalidad y la envidia estarán presentes, así como ciertos prejuicios.

El personaje de Nomi Malone, en mi opinión es todo una antítesis de la belleza americana que lucha por llegar al estrellato: sí, es ambiciosa y lucha por alcanzar la fama y está de bastante buen ver, pero al contrario que vemos, no es nada superficial, ya que adora la comida basura y la prefiere antes que la dieta de arroz integral y verduras que la obligan a comer y de vez en cuando, se permite algún capricho y está dispuesta incluso a defender sus derechos y los de los demás, pero en un mundo lleno de envidiosas como Crystal Connors, la estrella principal de Goddess, la cual menosprecia a Nomi y le recuerda su lugar inferior, así como Zack Carey, director del casino y novio de Crystal y por el cual Nomi sentirá una atracción.

Otros personajes destacados son Molly, la amiga de Nomi, que la ayuda a consguir su papel en el Stardust, James, un aspirante a bailarín con el que Nomi al principio tiene un percance, el dueño del Cheetah's, que en el fondo tiene buen corazón y apoya a Nomi en su lucha por la fama o Hope, una stripper algo ingenua que se ve obligada a subsistir de esa forma. Aunque no faltan tampoco los empresarios y celebridades que gustan de aprovecharse de las bailarinas, llenos de doble moral.

En general, esta película no es más que Verhoeven en estado puro: directo, explícito y que no se corta en mostrar escenas consideradas sensibles. Si alguien ha visto una película de Verhoeven anterior a su llegada a Estados Unidos (como Delicias Turcas, Keetje Tippel o Los señores del acero), si ve Showgirls, verá en ese sentido más de lo mismo y apenas se sorprende. Tampoco es raro que alguien que vea una película suya por primera vez (incluso películas que yo considero más "suaves" como Elle, la última que ha estrenado) se espante y quiera salir huyendo. Y esto es lo que le pasó al público estadounidense con Showgirls: con escasas, pero notables referencias como Robocop o Instinto Básico, al menos la segunda menos impactante que sus películas europeas, si uno no ha visto la etapa anterior a USA, poco puede entender.

Y es una lástima que el público americano llegase a una conclusión diferente. Si se hubiera entendido, incluso la carrera de Elizabeth Berkley no habría sido destruída, asociada por siempre al fiasco de Showgirls (pese a que fue la actriz más entregada, lo cual también influyó en su perjudicación). Y yo, habiendo visto algunas, llego a esa conclusión. Personalmente, sí, os recomiendo esta película, pero, eso sí, os recomiendo que veáis antes las anteriormente mencionadas, para que podáis al menos comprenderla. El cine de Verhoeven puede ser extraño sí, pero no se puede entender si no se ven sus películas (si es en orden cronológico, mejor), ya que va referenciando algunas escenas de anteriores películas de vez en cuando SPOILERLa escena de sexo entre Nomi y Zack en la piscina siempre me ha recordado como una especie de homenaje a la escena en la bañera de Agnes y Martin de Los señores del aceroSPOILER

Mi consejo: no tengáis prejuicios y al menos una vez en la vida que podáis ver Showgirls. No es una película para todos los gustos, pero tampoco merece el escarnio que recibió hace 20 años.

3 comentarios:

  1. ¡Hooola! Pues no conocía de nada esta peli. XD Aunque no me extraña, con las malas críticas que dices que tuvo. Aunque me gusta que no se corte en enseñar cosas sensibles...Hoy en día no puedes mostrar según que cosas en el cine porque se te echan encima -.- Miraré si la tienen en la biblioteca :D

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Vi "Showgirls" hace unos años en La Sexta 3 y a mí me encantó. No entiendo las malas críticas que recibió. "Batman Forever" se merece ese título de "peor película de los 90" y no ésta :/

    ResponderEliminar