Páginas

El papel de la mujer a lo largo de la historia

29/7/16


Hablar del papel de la mujer y de las funciones que protagonizó a lo largo de la historia podría simplificarse en el concepto de figurante: la mujer como mera figura, sometida al dominio del hombre a lo largo de las diferentes sociedades y no sólo desde la Biblia, aún siendo la base de la civilización occidental (si bien muchos ya ni creemos ni seguimos una religión) en la que vivimos, donde desde su reflejo como mujeres tentadoras del mal y de su naturaleza impía, sino que desde ya de las demás sociedades y civilizaciones, el papel de la mujer ya estaba establecido por el hombre. 

No obstante, algunas mujeres lograron romper la regla y resaltaron en algunos aspectos, ya fueran científicas, escritoras, pintoras, políticas... Esta entrada, aunque no sea un ensayo histórico-científico ni una tesis doctoral (aunque he procurado informarme mediante fuentes que he considerado fiables), tiene como intención resumir y explicar las funciones que realizaron a lo largo de los períodos en los que les tocó vivir, así como aquellos casos donde la mujer fue una "rebelde" y supo adelantarse a su tiempo y demostrar (o al menos intentarlo) que una mujer podía hacer las cosas igual que un hombre.

Venus de Willendorf
La Prehistoria ofrece un punto paradójico: por un lado las mujeres eran marginadas y por otro, se las valoraba tanto como a un hombre. Una prueba de ello la ofrecen los yacimientos hallados, principalmente los ajuares funerarios, donde se pone en manifiesto la importancia según el individuo: el hombre era enterrado con sus armas y sus posesiones (incluyendo el sacrificio de su perro), mientras que la mujer, en función de su posición, poseía más o menos ajuar y no era infrecuente ser enterrada colectivamente, junto a los niños, pero en lo que respecta a la igualdad, ambos sexos se organizaban las tareas y las mujeres alentaban a sus maridos a ir a las batallas. Por otro lado, su fertilidad era valorada y las Venus eran considerados amuletos, con senos y vientre voluptuosos, que simbolizaban la fecundidad. Al ser la Prehistoria un período caótico, sin escritura y por tanto, por la ausencia de testimonios, es prácticamente imposible encontrar el caso de alguna mujer que protagonizara acciones relevantes en su etapa, pero tenemos los testimonios arqueológicos que ayudan a determinar que no fueron simplemente mujeres sometidas al hombre y en muchos casos, fueron valoradas. 

Ya en la Edad Antigua la mujer tuvo que someterse al dominio del hombre; es sabido el caso de la Grecia ateniense, donde la mujer dependía totalmente de su marido o de su padre, donde realizaban su vida social en el llamado Gineceo (estancia donde las mujeres hacen sus labores y crían a sus hijos), pero en la Grecia espartana la mujer era entrenada físicamente igual que al hombre, con el objetivo de dar hijos fuertes y sanos para la batalla, si bien ellas mismas no podían formar parte de los conflictos. Pese a ello, figuras como Safo de Lesbos o de Mitilene (poetisa, en cuya isla habitada mayoritariamente por mujeres dio lugar al término lesbianismo), Aspasia (profesora de Retórica) u Olimpia (madre de Alejandro Magno).

Safo de Mitilene.
En el Antiguo Egipto y Mesopotamia, las mujeres tuvieron más libertad y tenían más derechos. No hay más que mencionar a faraonas como Cleopatra VII (la famosa reina) o Nefertiti para rememorar su relevancia en sus reinados. 

En Roma, tenían más libertad que las griegas, pero no podían ejercer cargos públicos (excepto el sacerdocio) y dependían por lo demás, absoluta y totalmente de su marido o padre, pero conocemos figuras relevantes como Livia Drusila, esposa de Augusto, que ejerció una gran influencia sobre él o Hipatia de Alejandría, pionera de las mujeres en la Tecnología y las Matemáticas. La violencia de género no es una "invención" del siglo XXI (pese a lo que puedan llegar a decir por ahí) y pueden verse varios ejemplos en estas etapas, como por ejemplo, el asesinato de Iulia Maiana, una patricia romana.

Epígrafe del uxoricidio de Iulia Maiana.
Aquí puede leerse la transcripción y traducción.

La Edad Media es célebre por ser una de las etapas más oscuras, principalmente por el alejamiento del esplendor de la época clásica, si bien tuvo una revolución industrial emergente (para ello recomiendo leer La Revolución Industrial en la Edad Media, de Jean Gimpel), pero destaca por el papel escaso que tuvo la mujer. Básicamente, uno de sus características más conocidas es la marginación total de la mujer, siendo sometida totalmente y dependiendo, al igual que en etapas anteriores, de su esposo o padre. Pero conocemos casos de mujeres medievales que supieron hacer frente a su situación y destacar. ¿Quién no conoce a Leonor de Aquitania (de la cual hablaré más adelante)?, aunque otras figuras, como Christine De Pizan, con su Ciudad de las Damas intentaron rebelarse ante la sociedad que las oprimía.

Artemisia Gentileschi
Durante la Edad Moderna, con su Renacimiento, la mujer no se benefició bastante, siendo alejada de la educación humanista, siendo explotadas a menudo como esclavas físicas y sexuales (las menos privilegiadas), pero sí dio figuras femeninas célebres como Isabel I de Inglaterra, cuyo reinado fue uno de los más significativos de la Historia Moderna de Inglaterra o pintoras como Artemisia Gentileschi, que fue una de lasmás representativas en el Renacimiento italiano y siendo valorada entre el gremio masculino. Hubo que esperar hasta 1789 cuando la mujer empezó a reivindicar sus derechos con la protesta de Olympe de Bouges de no haber sido incluidas en la Declaración de los Derechos, aunque años antes Mary Wollstonecraft (madre de Mary Shelley) ya había planteado temas como la educación mixta y los derechos de la mujer.

Pero el papel de la mujer no fue más relevante hasta el siglo XIX, donde la desaparición del Antiguo Régimen y la aparición de las corrientes liberales y los nacionalismos hicieron que la mujer empezara una lucha más activa por sus derechos, siendo el pistoletazo de salida el surgimiento del sufragio femenino, que conllevó décadas de lucha (incluso siglos) por conseguir el voto para las mujeres. Una de las figuras más destacadas del movimiento fue Emmeline Pankhurst, pero fue ya en el siglo XX, con el desarrollo de las Guerras Mundiales cuando la mujer, al tener que ponerse al frente en el mundo laboral vio una salida ante una vida condenada a criar hijos y el hogar y hechos como el incendio de la fábrica de camisas Triangle en Nueva York en 1911 (para los que pedís un día del hombre, por este acontecimiento se celebra el día de la mujer) propiciaron que la mujer fuera cada vez reclamando más sus derechos y consiguiendo paulatinamente alguno de ellos. Aunque durante los conflictos, muchas mujeres fueron asimismo usadas como esclavas sexuales y durante la derrota de sus países, muchas víctimas de los vencedores fueron mujeres. No hay más que hablar de las violaciones masivas sufridas por las alemanas por parte de las tropas del Ejército Rojo al caer el III Reich en 1945.

Sufragistas

Hoy en día la mujer occidental ha conseguido un papel más activo en la sociedad, pero aún debe luchar para que no se la siga subestimando, pero en comparación a lo narrado, hay que decir que su papel ha aumentado, aún teniendo pendiente una lucha más activa para conseguir más derechos, principalmente en aquellos países orientales y de religión musulmana donde la mujer aún sigue ligada en gran medida a un papel sumiso y restrictivo, aunque poco a poco van emergiendo figuras que pretenden rebelarse contra ese orden.

Y hasta aquí la síntesis sobre el papel de la mujer a lo largo de la historia. Sé que me he dejado cosas, pero creo que convenía más hablar de ellas en la siguiente entrada (Historia del Feminismo) y tampoco era intención, como ya dije, escribir una entrada extensísima. Aún así, si queréis extender más la lectura, podéis consultar los enlaces y la bibliografía recomendada de abajo, aunque siempre se puede alargar la lista por cuenta propia. Será por libros y documentos... Con todo, os doy la bienvenida oficial al Ciclo La Mujer en la Historia y espero que lo vayáis disfrutando.

Enlaces de extensión y referencia y que me han ayudado a elaborar esta entrada:

Lecturas y visualizaciones recomendadas y/o que hay que leer una vez en la vida:
Anónima, una mujer en Berlín (libro y película)
Leonor de Aquitania - Jean Flori
Trilogía The Century - Ken Follett
La sultana de Almería - Regine Colliot
Los Pilares de la Tierra - Ken Follett
La ciudad de las Damas - Christine de Pizan

4 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada!!

    A modo de películas, también recomendaría Sufragistas. Sé tu opinión de la película, que no te parece ninguna maravilla (a mí tampoco), pero lo cierto es que la película es bastante buena y sirve para conocer de manera muy fiel lo que fue ese movimiento. Y españolas, La Voz Dormida, tanto el libro de Dulce Chacón como la película. Y La Casa de los Espíritus, de Isabel Allende... imprescindible.

    Simone de Beauvoir dice que Christine de Pizan fue la primera feminista, aunque he encontrado un artículo muy interesante que se remonta muchos siglos para encontrar a otra "primera feminista":

    https://revistanada.com/2014/07/19/hiparquia-la-primera-feminista-de-la-historia/

    Tu entrada como introducción del ciclo y presentación de las etapas históricas me ha parecido muy completa, seguiré el resto del ciclo con ganas. Una entrada para Olympe de Gouges y la Rev. Francesa sería una gran idea, porque esa mujer tiene una historia impresionante. Lo dejo caer ;P

    Saludos! :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la entrada, ha sido sumamente interesante!
    espero seguir leyendo el especial pronto.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen inicio del ciclo y muy buenos ejemplos. Estoy deseando leer la parte de Leonor de Aquitania que fue una reina imparable hasta que se casó con Enrique Plantagenet. Se juntaron dos buenos elementos pienso. El periodo de la Prehistoria es muy interesante, quién sabe si además de las Venus no habría cultos o la mujer tenía un papel importante del que no tenemos vestigios, un papel psicológico o personal. Definitivamente para que una mujer de periodos antiguos pudiera tener voz necesitaba ser de clase alta como Livia o Cleopatra o ser Vestal Máxima como en Roma pero aquello también tenía sus consencuencias. La perdida de control de la mujer podríamos achacarla perfectamente al auge de la religión, ya tenemos miles de ejemplos de cómo fueron reducidas al papel de esposa y madre, las que se casaban, o condenadas a la humildad o prostitución las que no tenían posibles. Parece que las mujeres de la antigüedad tuvieron roles de militares, me acabo de topar con el nombre de Boudica, al parecer plantó cara a los romanos durante la invasión de Britania son temas muy interesantes para estudiar.

    ResponderEliminar
  4. Super, super interesante me parecen tus reflexiones y tu blog. Asi que me quedo por aqui y te dejo el mio.
    Un beso
    http://reflexionesdeunalibroadicta.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar