Páginas

El tabú de las reseñas negativas

26/6/17



Hola.

Este debate ha sido muy discutido y siempre sale a la palestra en determinados períodos, pero, yo creo que siempre hace falta volver a hablar de él, ya que las opiniones son muy diversas y no todo el mundo comparte una misma. 

Sí, hoy hablo de las reseñas negativas, esas reseñas de libros (o películas y series, pero me voy a centrar en las de libros) donde el autor comparte una opinión no favorable, ya sea de diversas maneras: políticamente correcta, decir que es una mierda, no encontrarle la perfección absoluta... Yo reconozco que soy una persona quisquillosa a la hora de leer un libro y encontrar el libro perfecto es muy difícil. Podría contar con los dedos los libros que he dado una calificación de 10, incluso algún fallo mínimo le he hallado (como el final de El Perfume, un poco ambiguo en mi opinión, pero no afecta a la perfección general del libro). 

Que los libros que leemos no gustan todos es algo perfectamente normal, incluso esos libros que leemos y que creemos que nos pueden gustar, resultan ser decepcionantes. A mi me ha pasado por ejemplo con De parte de la princesa muerta de Kenizé Mourad, yo creía que me iba a gustar y, de aburrido que me estaba pareciendo, lo acabé abandonando por la página 200 y algo. 

Últimamente he leído más bien poco, pero las ganas de reseñar con mínimas, pero a la hora de hacerlo, personalmente no me importa si la reseña es positiva o negativa (como Harry Potter y el Legado Maldito), en mi blog no aplico ninguna censura y para mí, todo tipo de reseñas son válidas y aceptables. De hecho, un blog que diversifica tanto reseñas positivas como negativas me parece un blog mucho más objetivo y rico en contenido que un blog que sólo se centra en las reseñas positivas.

Y aquí va el objeto del debate. Muchos blogs y canales, por diversos motivos no hacen reseñas negativas, ya sea porque sólo se centran en las lecturas que más les gusta, temen un ataque de otras personas (lo cual ocurre con frecuencia) o, el más polémico, de cara a una colaboración editorial adornan la reseña por temor a que no se les cierre el grifo en cuanto a envíos. Y si es una reseña de un libro autopublicado, muchas veces el autor ataca al blogger/booktuber porque la reseña no ha resultado ser de su gusto. Es de entender que muchos blogs y canales, para mantener cierta armonía, prefieran autocensurarse y evitar polémicas. 

En mi opinión, teniendo en cuenta aquellos que han sufrido campañas de acoso y/o quieran seguir chupando del bote editorial (los que se centran en las positivas, porque de por sí no les guste hacerlas pues ahí no me meto, ya que es su política), me parece muy triste que tengan que callar su opinión para contentar a un público mayor de masas, pudiendo afectar a su percepción general por parte de otros muchos. La de reseñas pobres en contenido (y sin apenas un ápice de negatividad) que he visto con un objetivo buen claro. 

Y, para mí, una reseña negativa, independientemente del tono y siempre que argumente el por qué, me parece tan enriquecedora (a veces incluso más) como una positiva. Además, ayudan a no idealizar los libros y evitan mayores decepciones. Yo he leído libros hiperidealizados y han resultado no ser lo que esperaba, al igual que he leído libros en base a su reseña negativa y me han gustado, así como también leo reseñas negativas de libros que me han gustado y tengo en cuenta fallos que otros lectores han visto y que yo no he apreciado (si luego los analizo y veo que tienen razón). También hay que ser conscientes de que una reseña sincera es subjetiva y no todo el mundo comparte la misma opinión, pero no hay que estigmatizar a las reseñas negativas, sólo porque no nos guste lo que pongan en ellas, porque sí, a estas alturas para muchos blogs y canales, hacer una reseña negativa es un tabú y no son pocos los que han tenido incluso que cerrar por el acoso y derribo (como el Trampero de Libros).

Yo, por mi parte, seguiré haciendo mis reseñas negativas cuando procedan, independientemente si gustan o no. Por otra parte, en lo que a mi respecta luego estas, aunque suelan tener visitas, luego no suelen figurar entre las más vistas del blog (como algunos tienen a bien de acusar de querer generar polémica y tener más visitas). Podréis estar de acuerdo o no en que muchos escriban estas reseñas, pero al menos se podría respetar la decisión de los blogs que sí las hacen. Y, sobre todo, si un libro, como en mi caso el mencionado Perfume me encantó, no significa que al resto también le guste, de hecho conozco a más gente que lo odia y no por ello menosprecio su opinión.

8 comentarios:

  1. Las reseñas negativas son muy necesarias. No puede ser todo maravilloso y el libro ser una obra maestra porque últimamente está saliendo bastante basura. Desde hace algún tiempo yo no me privo y subo reseñas negativas o medio negativas pero explico por qué no me ha gustado tal o cual libro. Yo también he leído libros que me han gustado pero que no son un bombazo y otros dicen que es mediocre y no les pego por eso. Y luego hay adoradores por ejemplo de Cicatriz de Gómez Jurado y yo tuve que abandonar el libro a la mitad por aburrimiento. Lo dicho, muy necesarias y sobre todo al que no le guste que critiquen su libro favorito que no entre a Internet y vivirá más sanamente.

    ResponderEliminar
  2. Yo es que hago reseñas de lo que me gusta como lo que no. He recibido ataques de gente que me ha insultado y todo pero eso no ha hecho que yo desista de hacerlas. Alla ellos y su intolerancia. Pero es verdad, se necesita de todo en la viña del señor.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que nadie debería ir a la hoguera por reseñar un libro, de manera negativa o positiva. Cada uno da su opinión subjetiva, como dices.
    Sí es cierto que a mí no me gusta poner nota (aunque la política del blog en el que estoy, la tenemos que poner) ni decir «hey, no te lo recomiendo» o «léetelo, por tu vida» porque entiendo que lo que reseñe será diferente para cada persona. Así que siempre intento decir lo importante con una opinión propia (es como si quisiera ser lo más objetiva posible). Si me sale positiva, pues bien; y, si me sale negativa, también bien. Muchas veces ni me doy cuenta de si es positiva o negativa hasta que escribo todo y veo que, por ejemplo, es negativa (que me da la risa floja).
    Supongo que se aprende a simplemente dar tu opinión como querrías que te la dieran a ti: con sinceridad.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena entrada y, sobre todo, muy bien argumentada. Hay que partir de la base de que cada persona es dueña de su blog y de sus opiniones. Siempre que se hable desde el respeto, las reseñas positivas y negativas tienen su hueco y pueden convivir. Y, como han dicho más arriba en un comentario, las reseñas negativas son muy necesarias. Dejemos atrás miedos y autocensuras, la libertad de expresión es lo mejor que tenemos.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. A mi, sinceramente, no me gusta hacer reseñas negativas, pero más que nada porque si de por si soy muy perezosa, cuando me he visto intentando escribir una reseña de un libro que no me ha gustado las he pasado canutas. Pero no por miedo a nada (ni siquiera a los haters, que haberlos haylos), sino porque entiendo que tengo que argumentar con más razones de lo que haría con una novela que me haya encantado los motivos que me han llevado a no recomendar una novela.

    ¿Y sabes qué? Creo que si eres capaz de contar las bondades de un libro, en cierto modo estás obligada a decir todo aquello que no te gusta de otro; de hecho, he dejado de seguir muchos blogs que en un momento dado me gustaban por el modo en que barnizaban sus reseñas para que no se notase que hablaban de un bodrio con medias tintas. Eso por no hablar de los que ponen bien una novela pero por detrás la ponen a caer de un burro, por miedo a que las editoriales no les manden libros.

    Y creo que se podrían contar mil y una anécdotas sobre este asunto, más allá de que lo que a unos nos pueda encantar a otrles aburra. Pero esa es otra historia. Es más, si la blogosfera hiciese un esfuerzo por ser sincera, otro gallo cantaría ¿verdad?.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Las reseñas negativas son muy muy importantes. Para empezar porque es en las que, a mi parecer aprendes más y ves puntos donde antes no los había. Para continuar, porque igual soy la única, pero me parecen muy divertidas. En mi blog meto bilis como una condenada porque además de necesario, es divertido. Lo que no quita que por ello la opinión contraria sea igual de válida.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Tengo muy clara mi opinión al respecto: una reseña negativa no hace que un libro que quería leer previamente, lo descarte. Al contrario, me entran más ganas de leerlo para saber cuál será mi opinión. Y omitir una opinión negativa (pero argumentada) de porqué un libro no terminó de gustar, para mí distorsiona mucho la realidad y sobre todo, dice bien poco de la blogosfera, porque el hecho de que un libro no guste a alguien, no lo convierte en un mal libro ni mucho menos. Creo que todos tenemos criterio suficiente como para saber qué nos gusta leer y qué no, sin tener que decidir por lo que otros opinen. Evidentemente, cada cual tiene sus blogs de fiabilidad, esos con los que se suele coincidir en lecturas y opiniones. Pero al final, decide una misma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola, Bego:

    Sí, parece que este tema está en boga de nuevo. Creo que esta frase resume perfectamente lo que yo opino al respecto: "una reseña negativa, independientemente del tono y siempre que argumente el por qué, me parece tan enriquecedora (a veces incluso más) como una positiva. Además, ayudan a no idealizar los libros y evitan mayores decepciones."

    Últimamente, de hecho, soy muy reacia a leer libros que están en boca de todo el mundo porque suelo llevarme un chasco. Tanto el hype como el megapositivismo a la hora de hablar de determinados a mí me producen el efecto contrario y, en estos casos, casi busco con ansiedad alguna reseña que señale algo negativo para valorar si realmente quiero leer el libro o no. Como has dicho, es muy, muy difícil que un libro sea perfecto. De hecho, casi yo diría que es imposible. ¿Qué libro no tiene fallos? Otra cosa es que esté tan bien y te trasmita tantas cosas que los pases por alto porque son muy poquitos y digas que es "perfecto".

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar