Páginas

LIBRO VS ADAPTACIÓN: El cuento de la criada

15/6/17


El cuento de la criada es un libro que últimamente da mucho que hablar: su mensaje claramente feminista y su ambientación en una realidad distópica donde, en un auge de los regímenes de derechas muy conservadores, la realidad paralela que muestra la novela, podría ser bien real. Yo leí este libro el año pasado y siempre que he podido, lo he recomendado y ahora que todo el mundo habla de él,  al menos me alegra que mucha gente se anime a acercarse a este libro.


Publicado en 1985 por Margaret Atwood, cuenta la situación de Offred (Defred en la traducción), una criada que está obligada a servir a una familia con el propósito de procrear un hijo en una sociedad teocrática, donde la fertilidad casí ha desaparecido y sólo un grupo de mujeres fértiles, como modo de penitencia, se las destina a hogares con ese objetivo. La República de Gilead, donde antes era Estados Unidos, es una dictadura que sigue la biblia y condena cualquier indicio de pecado, donde hay una clara jerarquía en la cual las mujeres ocupan una posición totalmente inferior y Offred cuenta en primera persona su situación y cómo se sobrevive en un Estados Unidos devastado.

En cuanto al contexto histórico, a mi me recuerda al Irán del Ayatolá Jomeini, un régimen teocrático donde la mujer quedó sometida al hombre, después de que Irán fuera un país de gran progreso social hasta su regresión a los valores conservadores en los años 70 (para ello recomiendo leer No sin mi hija de Betty Mahmoody), aunque Atwood, pese a que puso a Irán y Afganistán como ejemplos de teocracias, asegura que se inspiró en la dictadura de Ceaușescu en Rumanía, donde se obligaba a tener hijos para crecer la natalidad y en los Cuentos de Canterbury de Chaucer.

El cuento de la criada tiene dos adaptaciones: una película de 1990 que apenas ha tenido relevancia y, la que muchos conocemos, una serie que se ha estrenado este año de 10 episodios en su 1º temporada (ha sido renovada por una segunda) y que en España puede verse a través de la plataforma HBO. Como no he visto la película, analizaré las diferencias con la serie. Como no podía ser, la serie tiene unas claras diferencias respecto al libro, pero que, por suerte, no alteran la esencia del libro.

Para empezar, el libro es algo denso en cuanto a su narración y a veces el lector tiene que valerse de una interpretación para deducir qué ocurre, mientras que en la serie, se ha adaptado el espacio temporal a los días de hoy y se narra de forma más clara y concisa lo que ocurre. Si alguien quisiera leer el libro, yo, personalmente recomendaría primero ver la serie, para ayudar a comprender mejor la lectura. Es un caso excepcional, pero creo que ayudaría a que la lectura no fuese tan pausada, como cuando lo leí yo. Eso sí, ambas coinciden en esa perenne sensación de claustrofobia.

En mi opinión, con una temporada sólo habría bastado, pero teniendo en cuenta el final del libro, entiendo que puede dar muchísimo juego una segunda temporada, pero me temo que nada tendría que ver con la novela y sería una total invención. Ahora bien, sólo espero que al menos lo hagan lo mejor que puedan y no "por hacerlo".

¿Habéis leído el libro? ¿Y la serie? ¿Habéis hecho ambas cosas o sólo una? ¿Qué opináis al respecto? ¿Consideráis El cuento de la criada un libro feminista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario